Las trenzas de mi amiga Sara

A veces, creyendo que acertamos, nos metemos en líos enormes de difícil solución.