El reto de la Cruz




Me amó y se entregó a la muerte por mí (Gal 2, 20)