El pecado original

Fue necesario que Dios viniera para rescatarnos