La envidia

Caín nunca pudo ser feliz porque no había vencido la envidia.